Calpe

Calpe, localidad de dilatada historia y hondas tradiciones, es también uno de los principales destinos turísticos de la Costa Blanca.

Su puerto deportivo, su paseo marítimo y once kilómetros de costa jalonada por acantilados, playas y calas son algunos de sus atractivos.

También lo es uno de los símbolos, el Peñón de Ifach, inmensa mole calcárea de 332 metros de altitud que se adentra en el mar y que dio origen a esta localidad. Su territorio ha sido declarado parque natural, debido a la gran riqueza botánica y faunística que alberga. Las mejores vistas de Calpe y de su litoral se pueden apreciar desde la cima, a la que se puede acceder en visitas guiadas al parque.

La benignidad del clima, unido a las peculiaridades orográficas de la zona, hace de este municipio alicantino un lugar idóneo para todo tipo de visitantes: desde los que buscan sol y playa hasta aquellos que desean practicar deportes al aire libre.

Los chiringuitos y puestos de alquiler de equipos, como tablas de windsurf o motos acuáticas, se suceden a lo largo de La Fossa y Arenal, soleadas playas que cuentan con un bello paseo marítimo y que están dotadas con todo tipo de servicios.

Entre las tranquilas calas de la bahía destaca la de Les Bassetes, conocida por la calidad de sus fondos marinos y sus aguas cristalinas. Ésta rivaliza en belleza con otras como La Manzanera o Les Urques, perfectas para practicar la navegación o el submarinismo. Tanto para noveles como para iniciados, Calpe ofrece una escuela de vela y un centro de buceo en Puerto Blanco.

Los amantes de otros deportes al aire libre podrán practicar la escalada en el Peñón de Ifach y la espeleología en el Barranc del Mascarat o el Monte Oltá.